27/4/07

¡Este cielo gris y esta lluvia persistente!
Es una mañana propicia para la melancolía, pero el capricho de la memoria no me trae a la mente el aula machacona de Machado sino la dulce melancolía de la Penélope que canta Serrat (es de Luis Alberto Aute el texto?) esperando, con su bolso de piel marrón, y sus zapatos de tacón y su vestido de domingo.
Huele a fin de semana largo y a ozono de puro abril enloqucido,
este húmedo abril que nos depara grises azulados
en el hondo tapiz de los ensueños.
Y los dedos se niegan al tecleo concorde del teclado.
No puedo evitar, tal vez no quiero,
que vuelen los recuerdos y se engolfen
en esta mañana gris de lluvia persistente.
Y al volar emerges y apareces
y me pongo a escribirte como tonto
para decirte solo que me acuerdo.
y desearte equilibrio
y sosiego
y dicha
y paz
y amores que pinten en abstracto lunas lllenas
y días que dibujen sonrisas en las nubes
y cómplices pisadas
y miradas azules de almenas de princesas
y dragones y príncípes durmientes
y besos
y huidas a las doce
en las alas sutiles de las hadas aladas de Darío...
Y es que, Diana, está linda la mar
y el viento canta
sonatinas azules
de soñada ilusión.

2 comentarios:

el ombligo de la luna dijo...

Hola adm,
gracias por visitar mi casita web. Acabo de visitar la tuya. Ahora no tengo tiempo pero la he puesto en favoritos para leer lo que pone alli tranquilamente. Yo si se quien soy, y tu seguramente también, pero no hace falta contarselo a todo el mundo, por lo menos por ahora. Saludos

SERKUNK dijo...

A veces, la lluvia se une a tus propias lágrimas, y como éstas, limpia y restaura de todos los dolores.

Pero recuerda que nunca existió la princesa, ni su boquita de fresa, y tal vez, sólo tal vez, recuperémos algún sía nuestra color.